Igor Treslín, CEO de Storyous: “Lo mejor de la crisis es confirmar que tenemos un gran equipo”

Como en la mayoría de empresas, en Storyous estamos pasando un año complicado pero trabajamos duro para salir más fuertes y ayudar a los hosteleros a digitalizar sus negocios adaptándolos a la nueva era que se presenta. Hemos charlado con nuestro CEO, Igor Treslín, para conocer su trayectoria, el crecimiento de nuestra empresa, cómo hemos gestionado la crisis durante estos últimos meses y sus reflexiones sobre la etapa post-coronavirus.

¿Cómo un jugador de hockey sobre hielo acaba desarrollando sistemas TPV?

He jugado al hockey hielo desde la infancia, mientras estudiaba. Al comenzar la universidad, pasé unas pruebas y firmé un contrato profesional. Jugué durante dos años, pero cuanto más lo veía, menos tenía sentido para mí. No es seguro que a los 35 obtendrás un sueldo decente. Paradójicamente, solo tengo 37 años y no tengo un sueldo, por lo que quizás el hockey sería mejor.

¿Por qué te has dedicado a la industria gastronómica?

Mi viaje laboral me ha llevado a través de varios proyectos diferentes en esta industria. En 2008 lancé el proyecto Lunchtime, en 2010 Pizzatime, y ambas fueron compradas. Pasé a Bookio, un sistema de reservas. Y cuando quise dejar el sector, llegó una oferta para ayudar en Storyous.

Al principio Storyous no era un sistema de gestión, ¿verdad?

Cuando se fundó Storyous en 2013, era una red social para cafeterías y restaurantes similares a Instagram pero solo con texto. Pensaron en agregar pagos móviles, pero en ese momento el mercado no estaba completamente a su favor y encontramos un problema de autenticación porque las cajas registradoras no podían verificar los pagos móviles. Comencé a presionar para crear un sistema de caja registradora en la nube, un paso hacia un sistema de información completo para la administración de restaurantes.

¿Cómo fue el crecimiento a partir de esa decisión?

Comenzamos a prosperar en ventas, durante el primer año obtuvimos 700 nuevos clientes. De diez personas, crecimos a cincuenta y comenzamos a desarrollar nuevas funciones y vender a restaurantes el corazón de cualquier negocio exitoso: un sistema que le permite administrar sus operaciones diarias.

¿La crisis en hostelería ha pasado lo peor o las consecuencias están por venir?

La primera ola de acción fue rápida: primero se despidió a los empleados, luego se redujeron los alquileres y se renunciaron a varios pagos, la gente lo entendió y se adaptó. Puedes sobrevivir dos o tres meses, pero es mucho más difícil a partir de ahí. Estamos regresando lentamente porque no hay muchos clientes que visiten los locales.

¿Tienes algún ejemplo de esta falta de clientes?

La sede central de Storyous está ubicada en una zona de oficinas y sé de tres compañías en nuestro edificio que tienen a la mayor parte del equipo teletrabajando. Una persona de cada 60 trabaja en la oficina. En otras dos empresas, 300 y 150 personas trabajan desde su casa. Solo en estas tres compañías hay 500 personas que no vienen a comer todos los días.

Incluso si la mitad de ellos van a comer, son 10.000 almuerzos al mes, una gran pérdida para los restaurantes de los alrededores. Y si hablamos del centro de Praga o de Madrid, millones de turistas no han venido y eso hace mucho daño.

¿Esto significa que los restaurantes comenzarán a colapsar en masa?

Se puede esperar que la primera ola llegue alrededor de las vacaciones y la segunda para fin de año. Quien aguante, digamos en febrero, tendrá menos competencia, pero tendrá que optimizar. Hasta ahora, el objetivo principal de las empresas ha sido sobrevivir puramente, pero todos deben comenzar a trabajar para aprender a ganar dinero.

La mayoría de la gente piensa que un camarero es alguien que sirve comida, pero no es así. El camarero es un representante de ventas, un vendedor que se supone que hará ganar dinero. Un cálculo simple que cualquier negocio puede aplicar: de cada 10 personas, te pueden sobrar tres, las otras cuatro deben vender y las otras tres servir comida.

¿Cuánto disminuyeron los ingresos en los restaurantes?

Según nuestros datos, no puedo evaluar todo el mercado gastronómico, porque el sistema de Storyous es utilizado por negocios que se toman en serio las actividades comerciales y sus caídas son significativamente más bajas. Sin embargo, según los datos de Bidfood, que suministran a más de 20.000 locales gastronómicos, la caída es del 35 al 40%.

¿Quién no sobrevivirá a la crisis?

Los hosteleros que no se lo toman de manera completamente profesional y aquellos que sólo confían en su instinto como una intuición milagrosa. Sospechan que tienen ciertas ventas, que pagan algo por la energía, algo por la compra de materias primas, pero pasan por alto que en algún lugar entre el 10 y el 20% se les está escapando, y esto ahora será decisivo en números absolutos.

¿Cómo podrían mejorar los negocios hosteleros?

Un ejemplo es la evaluación de los camareros en una situación en la que todos aportan un beneficio diferente. Por lo general, tienen la misma calificación pero si el dueño del negocio ve que el camarero menos agradable es dos veces mejor que su «amigo», debería decidir. Simplemente usando la tecnología y mirando los datos de vez en cuando.

¿Cómo lidiasteis con la crisis en Storyous?

Inmediatamente lanzamos el desarrollo de un nuevo producto digital de take away que ayudó a muchos de nuestros clientes con la crisis. Gracias al increíble compromiso de todo el equipo, logramos desarrollar en pocas semanas lo que originalmente se planeó para varios meses.

Al mismo tiempo, la administración procedió a una reducción temporal de los salarios. No sabíamos cuánto durarían las restricciones y queríamos asegurarnos de que no pusiera en peligro nuestro futuro. Lo hicieron porque lo que hacemos en Storyous tiene sentido para ellos. Para mí, lo mejor de la crisis es estar seguros de que tenemos un gran equipo trabajando juntos.

Y, por supuesto, también nos enfocamos en el núcleo de nuestro negocio. Comenzamos a comunicarnos con los clientes de manera específica para ayudarlos a ser negocios con margen como en otros sectores y lograr salir más fuertes de la crisis. Ahora estamos en el 80% de las ventas y estoy contento al respecto porque hemos llegado a muchos nuevos clientes gracias a las referencias.

Se crearon iniciativas para que los clientes consumieran y apoyaran a los restaurantes. Storyous también participó activamente. ¿Cómo surgió Comilon?

Este servicio destacó en un momento en que la venta solo se realizaba a través del delivery y del take away. En Storyous queríamos permitir que los clientes ordenaran comida al instante a través de Internet en lugar de largas llamadas telefónicas con posibles fallos de comunicación.

Nadie sabía qué restaurantes estaban abiertos, los horarios de apertura en Google y los sitios web de las empresas no se correspondían con la realidad, por lo que en Comilon podían encontrar dónde pedir comida. Hemos estado planeando este proyecto durante mucho tiempo, pero la crisis actual lo ha acelerado. Ahora lo hemos expandido al servicio integral de OneMenu .

¿Y qué hay de las novedades tecnológicas que habéis desarrollado?

Muchos hablan del restaurante del futuro pero ya es del presente, porque muchos negocios hosteleros viven en la prehistoria y tienen que ponerse al día. En medio de la pandemia nos centramos en lo que sucedería después. Llegamos a la conclusión de que los restaurantes abrirían, pero mucha gente seguirá asustada. Esto lo confirman los estudios que dicen que un tercio de los clientes aún no se sienten seguros.

Hemos comenzado a instalar OneMenu QR: simplemente hay que escanear el código QR en la mesa, leer el menú en el móvil y pedir online. De la misma manera, el cliente puede pagar con el teléfono, por lo que no entra en contacto con el efectivo o el datáfono. Al mismo tiempo, ahorramos mucho trabajo al camarero, para que pueda concentrarse en hacer que el cliente se vaya con una gran experiencia.

¿Cómo funciona el negocio de Storyous?

En realidad, en Storyous somos un proyecto SaaS en el que nos compran un sistema TPV y obtienen el software como un servicio que se adapta exactamente a su negocio. Si solo necesitan un TPV con gestión de ventas, lo tenemos. Pero ofrecemos muchas más opciones, como la gestión de almacén, los camareros móviles o los códigos QR incluso sin necesidad de tener nuestro TPV.

¿Alguna recomendación final para los hosteleros?

Que aprendan a administrar sus negocios por números, no por intuición. Un ejemplo deportivo es la película Moneyball, basada en hechos reales, donde comenzaron a medir las estadísticas de los jugadores de béisbol por primera vez. Billy Bean pudo construir un equipo de jugadores subestimados con un presupuesto mínimo y llegaron a la lucha por el título.

Pasa lo mismo en otras industrias, un negocio puede parecer bueno y no serlo tanto, o creerse malo y poder ser mucho mejor, es todo cuestión de números. En Storyous queremos llevar Moneyball a la hostelería y no vamos a parar hasta conseguirlo.

Desde Storyous España agradecemos las reflexiones de nuestro CEO Igor Treslín e invitamos a nuestros lectores a visitar nuestra Revista, suscribirte a nuestra newsletter y seguirnos en redes sociales para conocer todo sobre el sector de la hostelería. ¡Te esperamos!