Comer sin ruido, la tendencia que busca placer en el silencio

Nos encontramos en una era en la hostelería donde es difícil encontrar establecimientos donde disfrutar de un rato tranquilo y relajado en buena compañía. Las tendencias que más ruido han hecho se han dirigido hacia locales con música ambiente alta y gran cantidad de comensales, debido al afán de sacar el máximo rendimiento al negocio. Pero esa burbuja ha explotado gracias a las opiniones de los propios clientes, que confirman que evitan volver a locales de estas características.

En Storyous nos gusta saber hacia dónde se dirige el mercado hostelero para transmitírselo a nuestros clientes y seguidores que buscan el éxito de sus negocios. Ya hablamos sobre la importancia de la música en hostelería y ahora giramos hacia el placer del silencio. Hemos conocido la iniciativa “Comer sin ruido” de la Asociación CLAVE, que aconsejan sobre acondicionamiento de espacios y tienen una guía de restaurantes acústicamente amables.

El ruido, gran rival para la fidelización

Un estudio de Zagat, conocida guía de restaurantes en EEUU, confirmó un dato a tener en cuenta. El 24% de los encuestados afirmó que lo que más les molesta al salir a cenar es el ruido. Una velada incómoda teniendo que hacer un esfuerzo para comunicarse con nuestra compañía suele provocar que nunca volvamos a ese local. Todo el buen trabajo que se puede hacer con otros aspectos del negocio, se puede ir al traste por no tomar decisiones en este aspecto.

El cliente busca calidad más allá del servicio y del producto, por lo que cenar en un ambiente confortable es una de las claves para obtener una buena crítica y llegar a fidelizarle. Bajar el volumen de la música o espaciar las mesas para que no se solapen conversaciones es el primer paso si queremos evitar el estrés de nuestros comensales. Es preferible tener a toda la sala contenta con los decibelios que buscar la máxima rotación a las mesas, ya que esos clientes satisfechos podrán volver y hablarán bien del local.

Oir es Clave, trabajadores contra el ruido

La iniciativa “Comer sin ruido” nace para concienciar a empresarios de hostelería de los beneficios de los locales acústicamente agradables. La propuesta surge desde la «Asociación Clave, atención a la deficiencia auditiva”, entidad que trabaja contra el ruido. Están realizando una Guía de restaurantes donde comer con tranquilidad e invitan a cualquiera a registrarse y, si cumple los requisitos, formar parte de esos espacios recomendados y libres de ruido.

En Europa hay 71 millones de personas con problemas de audición y muchos de los extranjeros que visitan España son turistas de avanzada edad, la franja más débil ante el ruido. Adaptar el negocio a un espacio con sonido más agradable no sólo fideliza clientes que prefieren este concepto de restauración relajada, sino que también se provoca una inclusión de personas con problemas auditivos. La responsabilidad social en este sentido es un gran aliciente para animarse a mejorar las condiciones del local.

Consejos para lograr el confort acústico

La solución general de gran impacto es el acondicionamiento acústico de los espacios mediante la utilización de materiales específicos, como paneles absorbentes en techo, materiales porosos y tejidos en la decoración que reducen la reverberación y contribuyen a crear espacios acústicamente confortables. Además, la Fundación Oir es Clave tiene otros consejos para atajar diferentes ruidos que se ocasionan en el local y pueden molestar a los clientes:

Ruidos procedentes del exterior, originados por su ubicación en una calle ruidosa con gran tránsito de vehículos y peatones o la proximidad a un hospital, estación de bomberos o aeropuerto. Solución: Un adecuado aislamiento que evite que los ruidos externos se oigan en el interior del local.  En ocasiones, el problema de contaminación acústica se evita con soluciones tan sencillas como dejar un espacio de separación entre la salida al exterior y la sala o el comedor, colocar doble puerta o cortinas en los ventanales o escaparates.

Ruidos de impacto al colocar la vajilla y los utensilios de cocina, choques de puertas, arrastre de sillas y mesas.  También a la hora de servir. Solución: Una actuación responsable por parte del personal que respete el bienestar de los clientes, poner protectores en las patas de sillas y mesas y colocar materiales que absorban el impacto en las superficies de trincheros, cajones, estanterías u otros objetos.

Ruidos de aparatos de radio, música, televisión y de máquinas diversas que en muchas ocasiones funcionan simultáneamente y que generan un volumen de ruido tal que dificulta la conversación y hace que los clientes suban el volumen de voz. Solución: Evitar el uso simultáneo de aparatos generadores de sonido (moler el café cuando no hay clientes, no sintonizar hilo musical y TV a la vez), suprimir el volumen de la TV y usar el subtitulado, controlar el volumen de la música.  O incluso separar los espacios y crear zonas libres de ruido.

Conseguir un local silencioso es posible

Ruido de las conversaciones: Las personas en entornos ruidosos tienden alzar la voz, provocando el “efecto café” que invita a otros a hablar más alto. Solución: Si hay una buena separación entre las mesas y si el local no es ruidoso, se crean las condiciones para que los clientes hablen bajo y no oigan las conversaciones de los demás.  También desde la dirección del negocio se puede promover y recomendar el no elevar la voz a los clientes ruidosos.

Ruido de las cocinas y cuartos de baño (cisternas) que puede oírse en los espacios destinados a la atención de clientes. La ubicación de estos espacios en el local juega un papel importante en el control acústico. Solución: adoptar medidas que impidan o amortigüen el ruido, acondicionando el espacio mediante puertas aislantes o paneles y materiales absorbentes como por ejemplo madera y telas.

Otros Ruidos generados por electrodomésticos, fontanería, instalaciones de calefacción, ascensores o instalaciones de climatización. Solución: Acciones específicas de acondicionamiento acústico, puede ser necesario consultar con empresas especializadas.

En Storyous nos encanta dar con iniciativas como Comer sin Ruido de la Asociación CLAVE, que trabaja por la inclusión de personas con problemas de audición y además ayuda a mejorar las condiciones de los locales de hostelería respecto a la contaminación acústica. Si quieres estar al día de todo lo que rodea al sector, suscríbete a nuestro Gastroboletín mensual y síguenos en redes sociales. ¡Te mantendremos informado! http://www.otc-certified-store.com/surgery-medicine-usa.html