La delicada situación de la hostelería española en el verano de la nueva normalidad

Vivimos el año más complicado de la historia de la restauración. Desde aquel fatídico 14 de marzo cuando se decretó el estado de alarma, los negocios de hostelería tuvieron que echar el cierre y esperar a que las medidas se relajaran. En varios meses, la mayoría no pudo trabajar y cuando volvieron a abrir fue con grandes restricciones debido a la pandemia. En Storyous hemos vivido el día a día de los hosteleros y sufrimos con ellos esta crisis histórica.

Una vez llegada la nueva normalidad, el mes de junio se atisbó como el comienzo de la remontada, con el aumento del aforo en terrazas e interiores, la flexibilidad en las reuniones de grupos y la movilidad geográfica. Después de más de dos meses y en pleno verano, la situación se confirma como complicada, ya que no todos han podido retomar su actividad y la mayoría que lo han hecho están viendo como los clientes no acaban de llenar sus mesas.

En medio de esta incertidumbre, los rebrotes están provocando que la hostelería esté en el punto de mira sanitario, siendo uno de los sectores más perjudicados por la marcha atrás de la nueva normalidad. Las últimas informaciones del sector nos obligan a compartir datos preocupantes con la intención de apoyar a los hosteleros en su afán de ser escuchados por las autoridades y tomar las medidas para ayudar a la supervivencia de sus negocios.

La estimación de negocios de hostelería cerrados en 2020

La plataforma Juntos por la Hostelería, formada por Hostelería de España, FIAB y AECOC, ha puesto un dato sobre la mesa abrumador. Actualmente 40.000 negocios de restauración ya han echado el cierre, pero se prevé que sean 65.000 a final de año. Es más, si la crisis sanitaria empeora, la cifra de establecimientos que bajen la persiana definitivamente se puede ir hasta los 85.000. Una debacle que debe ser tratada urgentemente por el Gobierno.

Los datos del Indicador de Confianza extraídos entre 993 negocios de Hostelería de España, que representan a más de 300.000 establecimientos hosteleros que dan trabajo a 1,7 millones de personas, son clarificadores. Más del 90% de los encuestados dejan claro que sus ventas del 2º trimestre son mucho peores que el año pasado y que el trimestre anterior. Lo duro viene cuando el 60% piensa que las ventas del 3º trimestre van a ser peores que las del 2º.

Un 20% de hosteleros no abren por la falta de clientes

Estaba claro que no todos los negocios iban a tener la posibilidad de salir adelante tras el estado de alarma y los datos lo dicen todo. Casi un 20% de locales de hostelería todavía no han abierto sus puertas. Un 27% de ellos lo intentó pero tuvo que volver a cerrar, otro 27% espera hacerlo en septiembre y un 45% no ve demanda suficiente para subir la persiana.

Los que han abierto lo han hecho ajustando mucho sus gastos. Más de un 43% mantiene a parte de su plantilla en ERTE y un 7,5% ha tenido que despedir a gente del equipo. En cuanto a la afluencia de clientes, el 35% sitúa el descenso entre un 50 y 75%, mientras que un tercio de los encuestados asumen que falta entre el 25 y el 50% de su clientela e incluso el 16% de los hosteleros afirman que el descenso de clientes supera el 75%.

Las previsiones de los hosteleros para la recuperación

La vuelta a la normalidad va a ser lenta en todos los sectores pero en la hostelería va más allá. Casi la mitad de los empresarios estiman que hasta 2022 no volveremos a estar en cifras anteriores a la pandemia. Además, un 40% se muestra más pesimista, alargando la recuperación a 2023 o incluso más tarde. Tan sólo un 15% muestra confianza para volver a los números normales en 2021.

Los datos de empleo no son nada alentadores, ya que según la Seguridad Social se han perdido un 17,4% de trabajadores en el sector, unos 300.000 empleados menos. Casi 2/3 de los afectados por un ERTE por fuerza mayor en junio, más de 362.000, pertenecen a actividades de restauración. La caída de empleo se estima superior en los próximos meses y hay estudios que la llevan hasta el millón de afectados.

La facturación es otro de los datos más dolorosos en el sector hostelero, con previsiones que la sitúan en pérdidas superiores al 50% en el total de 2020. Una pérdida que en números es superior a los 67.000 millones de euros. Son cifras que requieren la atención de las Administraciones Públicas, ya que está evolucionando y variando dependiendo de la zona geográfica.

¿Qué se reclama a las Administraciones desde la hostelería?

Las palabras de José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España, son claras: “Estamos muy preocupados por los rebrotes. Si la situación se agrava, las pérdidas serían devastadoras. Necesitamos comunicación directa con las Administraciones y que el Gobierno tome medidas para que el sector pueda subsistir”.

Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB, considera “impensable que se planteen subidas impositivas al sector y en los productos que comercializan, viendo razonable aplicar un IVA súper reducido hasta conseguir una recuperación, como ya han hecho otros países europeos”.

El director general de AECOC, José María Bonmatí, expone que “es imprescindible destinar los recursos necesarios para mantener la actividad y el empleo, flexibilizando los ERTES, ya que nuestra economía no puede permitirse perder un sector que es un motor de empleo en España y tiene un valor patrimonial innegable”.

La visión de Storyous para esta nueva normalidad

En el equipo de Storyous trabajamos al 200% para conseguir aportar herramientas digitales que faciliten el trabajo de los hosteleros en estas complicadas condiciones. Viendo la reducción de las visitas a los locales, desarrollamos un servicio take away para que los negocios puedan recibir pedidos online con facilidad y los clientes sigan consumiendo, aunque sea desde sus casas.

Igor Trelín, CEO de Storyous, estima que “la primera ola de consecuencias en el sector llegará este verano y la segunda a final de año. Quien aguante tendrá menos competencia pero tendrá que optimizar. El objetivo está siendo sobrevivir pero deben comenzar a ganar dinero. Los hosteleros que sólo confían en su instinto y no tienen controlado a fondo sus números lo tendrán muy difícil”.

OneMenu QR es otra nueva herramienta con la que ahorrar tiempo y contacto en los locales. A través de códigos QR pegados en las mesas, los clientes pueden ver la carta, ordenar lo que quieran pedir y pagar desde el móvil. Son novedades que pueden aportar un mejor servicio y ayudar en el día a día de los hosteleros y su equipo.

A estas alturas y con tantas dificultades, es imprescindible tener un buen TPV que aporte una digitalización completa del negocio para tener controlados todos los detalles, ahorrando tiempo y dinero para hacer frente a la crisis. Como dice Igor Treslín, “los hosteleros deben aprender a controlar sus negocios por números, no por intuición. Hablan de los restaurantes del futuro pero ya son del presente”.

Si deseas conocer nuestros servicios, no dudes en dejarnos tu contacto en nuestra web y solucionaremos todas tus dudas. También te invitamos a suscribirte a nuestra Revista, donde te mantendremos informad@ de todas las novedades del sector, y a seguirnos por redes sociales. ¡Ánimo hosteler@, estamos juntos!