Los Costilla: «Pretendemos enamorar a Madrid con nuestros sánduches venezolanos»

Nuestros clientes

Hablar de un “costilla” es hablar de un buen colega y en Storyous nos encanta ir sumando amigos a los que ayudar con nuestro sistema TPV. La hostelería es dura, la competencia ha aumentado, las tendencias avanzan rápido y el éxito no espera a nadie. Los Costilla aterrizan con mucha ilusión en Madrid tras su éxito en Caracas. Quieren enamorar a los foodies de la capital con un nuevo concepto de comida rápida internacional cuidada y compuesta del mejor producto. Puedes comprobar de lo que hablamos en su Sanduchería de la C/ Ayala 81.

Llegar a Madrid desde Venezuela y establecerse en el sector hostelero con una nueva propuesta gastronómica es un reto duro pero a Abraham de Oliveira y a sus “costilla” les motiva. Charlamos con él sobre el desembarco de los verdaderos sánduches venezolanos en la capital y sobre su negocio basado en el buen rollo, la calidad de una carta minimalista y su delicioso fast casual food.

¿De dónde vienen Los Costilla?

La idea surge en base a un proyecto de tres amigos en Venezuela. En 2014 empezamos en un foodtruck en el estadio de beisbol, un gran deporte en el país. Empezó como un hobby durante tres meses y nos fue bien. La siguiente temporada nos fue mejor y los clientes nos empezaron a pedir que abriéramos un local. Había alguno que compraba entradas sólo para ir a comer. En 2017 abrimos el negocio y hemos tenido mucho éxito.

¿A qué se debe el nombre?

Lo primero que piensas es en la pieza del cerdo, pero lo que realmente significa “un costilla” en Venezuela es “un colega”, alguien especial. Lo cómico es que tiene la picardía de llamarse como una parte del cerdo que trabajamos y además que el negocio pertenece a tres amigos que quieren compartir ese buen rollo con todos los clientes. Buscamos generar un ambiente cercano, llamando a la gente por su nombre y consiguiendo clientes fieles que nos den feedback sobre nuestro negocio.

¿Cómo os surgió montar un negocio hostelero en Madrid?

La situación de Venezuela nos hace complicado crecer allí y la inestabilidad puede hacernos ir mal. Así que nos enfocamos a un mercado que también suponía un reto, aunque los de España y Madrid son diferentes. Como equipo queríamos aventurarnos a llevar nuestra idea a otro lugar, como con otras cosas, si no te genera miedos y dudas no vale la pena. Llegamos a una ciudad muy cosmopolita y con un movimiento gastronómico gigante.

¿Qué tal fue el plan de negocio?

Analizamos qué propuestas había en Madrid y vimos que había oportunidad de entrar. Hay gente que nos relaciona con la hamburguesa pero una vez el cliente lo prueba y nos escucha, le cambia la percepción. Queremos que cuando alguien se quiera comer un sánduche, piensa sólo en el nuestro, el número uno.

¿Cómo fue la puesta en marcha del local?

Fue un proceso bien planificado, estuve el año pasado investigando por Madrid y hablando con gente del sector. Durante el año mantuve contacto con hosteleros de la capital y absorviendo conocimientos. Eso pudo hacer que nuestra llegada fuese rápida, en tres meses abrimos el local. Lo remodelamos desde cero aunque el local ya tenía las licencias, algo que nos habían aconsejado para acelerar los trámites y que fue clave. Queríamos llegar y abrir, y así fue.

¿Qué diferencias habéis encontrado respecto a Venezuela?

Hemos tenido que adaptarnos rápido y estamos en ello. Por ejemplo, en Venezuela no trabajamos con menú del día y es un cambio que ya hemos hecho en Madrid. Otra cosa curiosa es el tema del plástico, aquí existe mucha consciencia con los materiales y nos encanta. Lo llevaremos a Venezuela, ya hicimos una campaña de no usar pajitas. Es genial colaborar con el medio ambiente y generar consciencia.

¿A qué se debe el espíritu emprendedor de los venezolanos en hostelería?

Nosotros ya teníamos un proyecto asentado en Venezuela, siempre se puede mejorar y en ello estamos. Pero al venezolano en general le ha tocado bailar al son de la música. En España, la hostelería genera mucho a la economía y lo han visto como una posibilidad de tener un negocio propio. El venezolano no se queda de brazos cruzados si no le dan la oportunidad, siempre intenta resolver.

¿Cuál es la esencia de vuestro restaurante?

Nuestro toque adicional es la cercanía con los clientes. El estilo es un cruce entre el fast food y el restaurante tradicional. Ofrecemos productos de calidad con precios competitivos y con un servicio más rápido que un restaurante normal. Nuestro aporte a la gastronomía madrileña es una propuesta nueva, esperemos que guste.

¿Cómo cuidáis el producto y qué importancia tiene?

La clave para tener un buen producto son los proveedores y nosotros buscamos al mejor para nuestra carne, tenemos una calidad espectacular. Esto lo trasladamos a los vegetales, a la decoración del local y al equipo del trabajo. Nuestro resultado final es un producto de calidad, bien pensado y bien tratado. El cliente lo percibe porque lo hemos leído en los comentarios, para mí es clave que el equipo logre transmitirlo.

¿Qué son los sánduches y cómo los trabajáis?

En Venezuela, cualquier cosa que vaya entre dos cachos de pan con un buen relleno se considera sánduche. Aquí tenemos tres tipos, el que nos impulsó al éxito fue el de porchetta, de influencia italiana, que viene relleno con lomo de cerdo, costillas de cerdo deshuesadas, torrezno, chicharrón crujiente y cebolla caramelizada. También tenemos el de pulled pork, una paleta de cerdo cocinada a fuego lento durante 12 horas, servida con barbacoa de la casa. Y el pollo crispy, con toque crujiente y una mayonesa casera picante.

¿Qué otros platos ofrecéis?

No podríamos llamarnos Los Costilla sin tener nuestras costillas, cocinadas durante seis horas en el horno a fuego lento, servidas con nuestra barbacoa de la casa después de sellarlas en una parrilla. Las patatas que ofrecemos son naturales hechas a mano, curiosas y buenas. En postres tenemos la Oreo Crispy y el Sánduche helado, que sigue el concepto del negocio.

Nuestra carta es minimalista, hacemos cuatro cosas pero las hacemos bien. Vamos a ofrecer alguna opción vegana, es algo que también hemos analizado. Es bonito no poner límites a las personas que quieran conocer nuestro negocio. Estamos en ello, va a estar alineada totalmente con Los Costilla.

¿Qué importancia le dais a la imagen y el trato al cliente?

Creemos que el branding es importante, no sólo para que se vea bonito sino también para que el cliente te guarde en su mente, que vea un cerdo y se acuerde de nosotros. Nuestro logo es sencillo pero poderoso, alineado con todo nuestro concepto, tanto la comida, como el local y el trato es así. Con los clientes nos gusta el trato sincero de tú a tú, sin ningún postureo.

¿Cómo manejáis las redes sociales?

También nuestras redes sociales son de la misma manera, queremos comunicarnos de manera sincera con los clientes. Tenemos especialistas que captaron nuestro concepto perfectamente y hablan muy bien por nosotros. Somos iguales en redes que en directo. Las consideramos clave para nuestro éxito. Puedes tener un buen producto pero si la gente no se entera…

¿Qué tal está siendo contar con Storyous como TPV?

Está siendo perfecto, acabo de terminar de cargar todos los escandallos en el sistema. Ya puedo empezar a ver estadísticas e informes. Una de las mejores características es la sencillez de la interfaz, lo amigable que resulta y lo intuitivo que es. Otra es el soporte técnico de 24 horas que tiene detrás, lo valoramos mucho. Un día cerrando la caja a las 12,30 de la noche hicimos algo mal y nos lo resolvieron al momento. Tener a alguien que te pueda ayudar es básico.

¿Por qué aconsejarías a otros hosteleros que digitalicen su negocio?

Siempre se ha pensado que la hostelería es esclavizante. Es cierto pero ahora hay elementos que te ayudan a liberarte sin tener que estar ahí todo el tiempo. La atención al cliente y el día a día no to la quita nadie pero llevar un control de ventas o gestionar un inventario con un sistema TPV como Storyous puede ayudarte a tener más tiempo para ti y para tu negocio en vivo.

¿Cómo veis el futuro?

Siempre pensamos en crecer manteniéndonos fieles a nuestro concepto. No estamos cerrados a ninguna propuesta pero siempre hemos evolucionado de forma orgánica. Si todo va bien, esperamos ir montando otras sedes de Los Costilla en Madrid y en otras partes de España.

En Storyous estamos encantados de darle la bienvenida a la capital a los chicos de Los Costilla, a los que auguramos un gran éxito desde su primer año en Madrid, del que esperamos poner nuestro granito de arena a través de nuestros TPV´s . Si deseas conocer a más clientes y amigos, no dudes en visitar nuestra Revista y seguirnos en redes sociales. ¡Te esperamos!

Jorge Cobos, 16. 07. 2019